Translate

martes, 13 de diciembre de 2011

PODEMOS DEJAR DE FUMAR: PARADÓJICAMENTE... FUMANDO


No es una panacea pero si que funcionará en más casos de los que parece. Las hierbas fumadas, bueno... algunas, jajaja, resultan reconfortantes y cuando de dejar de fumar se trata.


Aparte de resultar económico y realmente útil, ganamos en salud y autoestima; ya que lo hemos conseguido por nuestra propia iniciativa.
TUSILAGO (Tussilago farfara), SALVIA (Salvia officinalis), son hierbas pilosas que además resultan beneficiosas para los pulmones y ESCUTELARIA (Escutellaria laterifolia) esta, por su acción calmante sobre el síndrome de abstinencia.


Consigamos estas hierbas en un herbolario y si al abrir las bolsas, de su tacto observamos que no están suficientemente secas, dispongamos una cantidad de cada una de ellas sobre papel blanco en algún lugar seco y oscuro. Secarán rápido.

Estas hierbas arden de forma uniforme y con facilidad.


Dispón un recipiente de vidrio y guarda allí tus hierbas herméticamente.

Mezcla las hierbas y restriega bien entre las manos para obtener un tabaco más uniforme. Y ahora: A liar cigarrillos, fumar en pipa o una de esas maquinitas que te preparan el cigarro. Tu mismo/a.

Pero esto no está completo. Antes hemos dicho que añadíamos ESCUTELARIA A LA MEZCLA por su efecto calmante del síndrome. Bien, pues vamos a complementar nuestro sistema con una infusión por las noches de 2 cucharaditas de ARTEMISA (Artemissia vulgaris), en algo más de medio vaso de agua, antes de IR A LA CAMA.


Esto servirá para reforzar nuestro deseo de dejar de fumar, creeme. O al menos de seguirnos envenenando con el tabaco actual y sus escandalosos añadidos.

Prueba y ya me dirás.

Entradas populares

BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

Seguidores