Translate

lunes, 1 de noviembre de 2010

YOGA: UNIENDO NUESTRA MENTE Y CUERPO

El yoga (del sánscrito योग yoga) es uno de los seis darśanas o doctrinas tradicionales del hinduismo.

La palabra se asocia con prácticas de meditación. Según sus practicantes, el yoga otorga como resultado:

la «unión o integración del alma individual con Dios», entre los que tienen una postura de tipo devocional (religiosa), o bien
«el desarrollo de la conciencia espiritual (esto es, el percatamiento de la naturaleza, origen y destino espiritual del ser)», entre los que tienen una postura racionalista (atea o agnóstica).


Los tipos de yoga que se consideran fundamentales o clásicos son:

rāja yoga (habitualmente identificado con aṣṭāṅga yoga)
jñāna yoga
karma yoga
Las denominaciones bhakti yoga y haṭha yoga no corresponden a ramas o caminos fundamentales del yoga clásico. El haṭha yoga es una parte del rāja yoga.

Debido a la variedad de tipos, hoy vamos a centrarnos en el Haṭha yoga


El haṭha yoga es el yoga más difundido en todo el mundo, conocido por sus āsanas (o posiciones corporales). Se trata de un sistema de posturas físicas cuyo propósito es lograr que el cuerpo esté apto para la meditación. Las āsanas generan serenidad física y mental, de tal forma que el yogui devoto pueda sentarse durante varias horas en una postura de meditación sin sufrir fatiga o inquietud. Una de sus āsanas principales es padmāsana (o ‘posición de loto’) y el «saludo al sol» (Sūriá namaskar).

Actualmente el haṭha yoga enfatiza la relajación.
El yoga trabaja esta unión cuerpo-emoción-mente-ser. La unión no es necesario crearla. Existe. Actuamos, sentimos, pensamos, somos. El cuerpo nos acompaña cada segundo de nuestra vida, estemos pensando o sintiendo. La división es una ficción. Los hindúes llaman a esta ficción: "La ilusión de la realidad".

¿Que beneficios podemos esperar de su práctica?
Los cambios son variados y dependen de muchos factores como ser el estado físico y mental de la persona, qué tipo de enfermedad tiene (si es que tiene alguna), de la alimentación, de cómo tome la práctica, entre otros.

Aunque no se sabe exactamente cuál es el mecanismo, se puede inferir que se produce un cambio energético que modifica todo el funcionamiento del organismo, equilibrándolo. El yoga trabaja sobre los Chakras,

que son centros de energía que están localizados en determinadas partes del cuerpo. Trabajando sobre esos centros, lo que hacemos es armonizar la zona y permitir que la energía circule, fluya.


Entradas populares

BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

Seguidores

Archivo del blog