Translate

miércoles, 29 de febrero de 2012

AUTOHIPNOSIS CURATIVA PARA LAS ADICCIONES: PRUÉBALA

Puede que a más de uno sorprenda este post y es que cuando hablamos de hipnosis enseguida se disparan los pensamientos ante el mundo del espectáculo y situaciones más o menos extravagantes o también ante el hecho de que si hablamos de hipnosis, siempre hace falta la presencia del hipnólogo.


La autohipnosis es una terapia muy válida para muchas circunstancias. Y muy en particular:


  • Adicciones
  • Motivación
Podemos hacer mucho por nosotros mismos con esta sencilla terapia. Inofensiva, sin contraindicaciones, nos proporcionará apreciables estados de relajación y bienestar, aparte de ayudarnos con nuestros propósitos.


Se trata principalmente de una técnica de relajación mental que podemos autoadministrarnos sin muchos problemas ni peligro alguno. Tan solo e imprescindible:


- Tener claro nuestro propósito (adicciones: juego, tabaco, alcohol, etc.), problemas personales, laborales...


- LLevar a cabo nuestras sesiones en absoluta soledad y sin que nadie pueda molestarnos.


-Un espacio solitario con poca luz, donde estemos cómodos. Y a este respecto no hay normas que auto imponernos. Solo los que nos apetezca. Unos prefieren velas, otros quemar inciensos, otros aparte de ésto música o imágenes. Da igual, lo importante es que estemos agusto.



  1. Comencemos sincronizando nuestra respiración, lenta, lenta, nariz, retener en el diafragma 3 segundos las 10 primeras veces, un poco más las siguientes, expulsión lenta.
  2. Vacía con cada expiración, tu cerebro de otros pensamientos que no sean los del propósito indicado. Tras quince o veinte minutos de respiración acompasada, comenzar a auto grabarnos mentalmente nuestros deseos y propósitos, visualizando nuestro éxito.
  3. Cuando lo consideremos oportuno ir volviendo nuestro estado normal de respiración lentamente y sin prisa.



SUGERENCIA: 

  • Imagina una habitación cuando hayas alcanzado un nivel de relajación adecuado. 
  • Visualiza como arrojas por la ventana todo menos un reloj de pared, cuyo tic-tac es lo que vas a utilizar para tus fines. Cuando "solo" quede el reloj (y a este respecto puedes introducir uno previamente en la estancia, cuyo sonido sea notorio)céntrate en su ritmo, 
  • Escucha solo eso hasta que no haya ningún sonido más en tu mente. Ya verás.


Entradas populares

BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

Seguidores

Archivo del blog