Translate

miércoles, 22 de mayo de 2013

LA FACETA CURATIVA DEL AROMÁTICO JAZMÍN

El oloroso y romántico jazmín es una hierba muy especial a la hora de curar con ella. Pero bajo su inocente aspecto y agradable olor, se esconde una toxicidad a tener en cuenta. Es una hierba especial porque si bien son limitadas sus aplicaciones, suele ser efectiva y además veremos que actúa de una manera muy concreta.

En efecto, el jazmín (gelsemium sempervirens) es de aplicación en:

  • Neuralgia del nervio trigémino
  • Y perturbaciones nerviosas severas del sistema central y periférico: convulsiones y psicosis.
Solamente esto y no es poco. Como decíamos al principio es una hierba tóxica y debe su toxicidad a principalmente tres alcaloides:
  • Gelsemina, gelsemicina y sempervirina
  • Además encontraremos en el jazmín, ácido gelsémico, aceite volátil (responsable de su fragancia) y resinas entre otros.

LA DOSIS:
  • Solamente emplearemos el jazmín (gelsemium sempervirens) en las dolencias que ya hemos visto; NADA MÁS.
  • Y solamente podemos administrarlo como EXTRACTO FLUIDO. Nunca en INFUSIÓN puesto que la misma no consigue neutralizar lo suficiente sus alcaloides y su asimilación puede resultar perjudicial para el organismo.
  • El extracto fluido tampoco los neutraliza pero consigue que la dosis que ingerimos sea toleralble y efectiva a la vez que controlable.
  • CANTIDAD DE LA DOSIS: 2-3 gramos al día repartidos en tres tomas espaciadas regularmente y cada una de ellas en medio vaso de agua.
DURACIÓN:
  • Es una cura de urgencia para aplacar síntomas severos y como tal debe entenderse.
  • No más de 3 días y Siempre acudir al médico.
  • Los trastornos del Sistema Nervioso se curan de otra manera, pero para minimizar crisis es muy válida esta terapia.
NUNCA PARA EMBARAZADAS O NIÑOS DE CUALQUIER EDAD. SOLO PARA ADULTOS.

Entradas populares

BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

Seguidores

Archivo del blog