Translate

viernes, 31 de mayo de 2013

PINO ALBAR: UN REMEDIO DE PRIMERA Y QUE VALE PARA TODO EL MUNDO



El pino albar es un árbol quizás demasiado común como para reparar en todos los beneficios curativos que nos ofrece.  Tan solo nos exige que utilicemos solo sus yemas, esas aglomeraciones resinosas que se forman antes de que aparezcan las piñas.


Por tanto podemos recolectarlas y guardarlas en tarro de vidrio y así tener un remedio fantástico disponible todo el año para:

  • Cistitis, litiasis renal, bronquitis, neumonía y cualquier irritación de las vías respiratorias.
Es un remedio fantástico para cualquier persona que lo tolere bien y resulta que son la mayoría. Incluso cuando ocurre que se manifiesta cierta intolerancia a la hierba (nada grave), podemos beneficiarnos de su ayuda echando en baño corporal, de manos o pies, un buen puñado de yemas cuando el agua esté bien caliente ESTO AYUDARÁ INCLUSO EN PROBLEMAS CIRCULATORIOS.
  • Su composición viene dada principalmente por: Aceite volátil, limoneno, depenteno, borneol y resinas entre otros.
LA DOSIS a emplear de pino albar (Pinus silvestris):
  • EN INFUSIÓN para una vaso de agua
  • 30 GRAMOS DIARIOS DE YEMAS SECAS EN TRES TOMAS DE 10 GRAMOS CADA UNA.
  • Tomaremos 10 días y descansaremos 5. Volvemos a tomar 10 días y comprobamos la evolución.

En principio es un remedio para todas las edades. pero para niños yo te aconsejaría otros debido a que puede ser fuerte en menores de 10 años aprox. En estos casos es mejor realizar un alcohol con:
  • 30 gramos de yemas en 90 gramos de alcohol ETÍLICO DE 95º
  • Dejar reposar 7 días. No cueles y utilízalo dando friegas en el pecho en caso de afecciones respiratorias. Dichas friegas han de ser antes de acostarse.
Para embarazadas consulta antes con tu médico de cabecera. Utilízalo solo externamente como baños y friegas.

Entradas populares

BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

Seguidores

Archivo del blog