Translate

miércoles, 19 de junio de 2013

CURAR CON HIERBAS A TRAVÉS DE MANOS Y PIES. SIEMPRE RESULTA

Nuestras manos y nuestros pies son receptores el mundo exterior. Cuando el ser humano daba sus primeros pasos y sus pies apoyaban desnudos sobre la superficie de la tierra, recibían estímulos vibratorios de múltiples naturalezas, que contribuían a desarrollar su instinto.

Y que decir de las manos, antenas tactiles que no solo sirven para tocar, los múltiples receptores que se esconden tras la epidermis nos avisan de la sensaciones exteriores, transmitiendo rápidamente la orden al cerebro.

Pero pies y manos, tienen otra cualidad que desde el punto de vista de la terapia con hierbas los hace ideales. En ellos, se conjuntan los intercambios capilares vena-arteria, la circulación de retorno comienza en nuestros dedos. Y no solo la sanguínea, también el sistema linfático sigue los mismos canales.



Es por ello que a través de plantas de manos y pies, podemos hacer pasar los principios activos de las plantas para de esta manera incorporarlos a nuestro organismo consiguiendo que surtan efecto de igual modo.

Este sistema resulta ideal, para aquellas personas que por problemas estomacales o de cualquier otra índole, no se muestran tolerantes a la ingesta de hierbas.


Muy efectivo en materia de reumatismo,artritis, artrosis y enfermedades circulatorias, no lo es menos en el resto de las dolencias.
Para ello basta con que dispongamos un recipiente adecuado a nuestras manos o pies. En el caso de los pies, que el agua nos llegue hasta los tobillos, sin cubrirlos. Y en el de las manos, que cubra las muñecas.

IMPORTANTE. Para que el intercambio de los principios activos de las plantas se produzca, el agua no ha de estar ni muy fría, ni muy caliente. Fijemos una banda térmica de de 35º a 40ª Centígrados y que no pase la temperatura de ahí.





Una vez que tenemos todo listo y después de tener nuestras extremidades en remojo unos minutos, añadimos la hierba. A este respecto, ten en cuenta que si para una infusión normal hace falta un dosis determinada, aquí sistemáticamente, multiplica las cantidades por dos. ESA ES LA DOSIS CORRECTA.


En cuanto a los extractos alcohólicos y aceites esenciales, la dosis es diferente. Ya nos ocuparemos de estos en un próximo post. Mientras tanto prueba y observarás que el método en cuestión es especialmente agradable, ya que nos transmite paz y reposo.

Entradas populares

BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

Seguidores

Archivo del blog